Calma

Flor de Itabo, es una de esas comunidades en las que nadie quiere que se le pierda nada. Un pedazo de tierra que huele diferente y yace desde hace algunos años en el tiempo. Una ficha en el rompecabezas de Madruga que padece mucho más que somnolencia.

Para conocer Flor de Itabo tienes que ir hasta allá. Por ahí no pasa la carretera central ni tampoco está cerca la autopista para al menos echarle un vistazo desde lejos. Es de esos lugares en que cualquier cosa puede ser noticia porque no sucede casi nada. Antes la gente esperaba o miraba desde los portales el paso de la vuelta ciclística, que era todo un acontecimiento en aquellos parajes. Pero las carreteras conspiraron con sus tremendos baches para que otra vez volviera la calma.

Desde hace algún tiempo en Flor de Itabo hay otros temas de conversación. Ya la gente no habla de quién vende la caneca de ron más barata y con menos agua, ni de los puercos que van a vender, ni de los más largos apagones del año, ni tampoco de la mujer más sabrosa. Ahora cotillean de los precios de los jabones importados, del detergente, del pollo y del perro caliente que expende un punto de venta en moneda libremente convertible hace alrededor de un año.

Ahora se demuelen terrazas ilegales que un momento se autorizaron por vías no convencionales pero que son ilícitas hoy. El temor a la demolición se ha apoderado por estos días y no son pocos los que se reúsan  a devolver el espacio común de su edificio multifamiliar.

Pero en lo que llega la demolición, ya alguien decidió robar en la cafetería una rueda de cigarro, unos cientos de pesos y algunas botellas de ron, quién sabe si para festejar el aniversario del triunfo de la Revolución.

Por el momento Flor de Itabo llevará una vida agitada de ciudad. Nadie sabe por cuánto tiempo. Después vendrá la brisa, el olor a hierba, la lluvia que limpia todo y al fin… la calma.

1 thought on “Calma”

  1. Sucede así con cada espacio verde que llaman ¨el campo¨ ,campo que casi siempre aportó en la gesta revolucionaria pero que ningún revolucionario recuerda.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *