Freedom

Habría que abstraerse demasiado. Imaginar a Martí, sin saco negro y con pullover a lo fashion exige desterrar su figura de nuestro imaginario individual. Martí, con un pullover ajustado a su cuerpo y con mangas apretando sus flácidos brazos, como cualquier chiquillo de esta Cuba en metamorfosis. Una Cuba que sí piensa a Martí en estos tiempos, que es capaz de calzarle a sus pasos unos tenis converse y tatuarle con henna oscura alguna excentricidad en su piel.Pensarlo así podría ser para los de la vieja generación una prostitución a la memoria del Apóstol; y para aquellos que no sobrepasan los 30 años sería un Martí más cercano, más vital.

Pero no me costaría tanto visualizar a un Martí exigiendo nuestro derecho a la conectividad gratuita a Internet. Es más fácil pensarlo así. Es una hermosa fabulación. Martí, con esas luces de independencia, enfrentando a la única empresa de las telecomunicaciones en Cuba. Un Martí que ama, como tú y yo,  el wifi libre, gratuito e inclusivo para el pueblo, no un acceso en pesos convertibles impagable para la mayoría de los cubanos.

Pero todo es abstracción. Habría que conformarse con este muro del Vedado, donde habita un Martí con pullover, un pullover con letreros, unos letreros que gritan “I love free wifi”, una wifi sinónimo de libertad. Una libertad mutilada, que llegará tardíamente a nuestras vidas…una libertad que mi madre no conoce y quizás nunca palpará. Yo tendré que seguir explicándole a ella que Internet no es un sistema operativo.

FREEDOM

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *