Sin rumbo

Ella no entiende. Yeni no escribe, no quiere escribir, no espera nada. Anda como el Iván de Padura, sin rumbo, sin norte ni sur, con demasiadas frustraciones literarias. Quiero empujarla, pero es en vano, la provoco y no grita, no desea ser escuchada, aspira a quedarse en el anonimato.

Le dije que la odio a veces, por ser tan terca, al estilo de las más ranciosa ortodoxia, pero no se inmuta, solo responde que me quiere. Yeni vive no sé por qué carajo, no sé con cuáles motivaciones, si la vida se nos esfuma en nada, con la única diferencia de unas libras de más y algunos pensamientos de gente normal. No común, pero sí normal.

Yeni es rara, por eso está conmigo y seguirá, si los demonios lo permiten. Ella entiende mis rarezas como nadie. Seguro entenderás también lo raro de estas líneas públicas en Arial 12. No encuentro forma de rescatarte, de salvarte, de que vuelvas a soñar, aunque sé que no queda mucho de eso. Solo escribe, coge el rumbo.

 

6 thoughts on “Sin rumbo”

  1. Yari no entiende. Dice que la ve sin rumbos, sin aspiraciones…
    Es verdad que no quiero escribir, ni sé hace cuánto no escribo una poesía…ni nada. Mis días pasan entre hojas de corte obsoletas, que nadie lee.
    El Iván de Padura pasa por la fatiga de intentar vivir en un medio que lo va aplastando física y moralmente, hasta llevarlo a reflexionar duramente ante el ataúd de su esposa. Yo no he perdido a nadie (gracias a Dios), pero siento que lo ha perdido todo.
    Ya no grito en voz alta, discuto para discrepar, a veces, ni eso. Ya no siento la pasión de luchar por esto, aquello, ni por nada. Solo por mis sueños, que son tantos…
    Se las palabras de Yari son sinónimo de preocupación, ella cree que me estoy perdiendo.
    No me rescates, atrápame cuando caiga. No me salves, protégeme como hasta ahora, con tu manera extraña que solo yo comprendo.
    Y no te preocupes…sueño..aún sueño.

  2. No está perdida Yari… entiéndela… a veces uno siente que se ahoga… vivir a veces es suficiente… o sobrevivir… cada cual tiene su rumbo. Estas palabras dicen tanto de tí… una amiga como tú es lo que hace falta para tener rumbo… la amistad es un rumbo… Cuando escribes es como si tu corazón quedara al desnudo, nunca pierdas eso.

    1. Yo me siento perdida, a veces, y no sé por qué sigo el camino, creo que ando por inercia, o más bien me obligan a sentirme así, inerte, sin nada. Y escribo mierda y divago, y boto todo lo que escribí, pero paso las frustaciones así, a veces leyendo, otras eliminado documentos de Word pa´ la papelera de reciclaje. Pero sigo. Yirmara, tú también cuando escribes eres tú, natural, transparente. Eso quisiera decir ahora de Yeni, pero no veo textos de ella hace siglos, solo dejadez, la misma que nos inyectan a diario…

    2. Sobrevivo si, a mi manera… Lo que hago para vivir o sobrevivir mientras tanto, no interesa..lo que sea…
      Tengo miles de ideas que se me ocurren a diario pa escribir, miles de word empezados, otros terminados…ninguno publicado. Quizas me dejé llevar por la vagancia, la frustación…lo cierto es que llegué a un punto en que todo me daba lo mismo.
      Pero dont worry las people…no me he perdido solo que mi rumbo nadie lo entiende….

  3. Yari, aunque creas no se te hace tan distante y raro lo que le pasa a Yeni, solo que todos tenemos maneras diversas de expresar los mismos demonios y las mismas frustraciones. Tú gritas, protestas, (aunque cada vez lo haces menos), otros nos cansamos antes de seguir la lucha. Unos prefieren mantenerse en silencio y otros cambiar de rumbo. Cada quien escoge su camino. A mí, por lo pronto no me asusta ese mutismo de Yeni, porque sé que al final ella si sueña, no como tú o como yo, pero sueña y sobre lucha por alcanzar esos sueños, aun cuando para otros parezca imposibles.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *